EL RETO ENSTILAR®

SUPERA LAS BARRERAS

CÓMO USAR ENSTILAR®

SEGUIMIENTO

Superando las barreras al tratamiento

Seguir un plan de tratamiento no siempre es fácil. Sabemos que puedes encontrar desafíos que impidan que sigas el tratamiento prescrito por tu médico. Sin embargo, si no sigues la pauta de aplicación una vez al día durante 4 semanas, es probable que no obtengas los mejores resultados. La buena noticia es que la mayoría de los posibles obstáculos se pueden superar – y nosotros te podemos ayudar a hacerlo.

¿Y si olvido aplicarme Enstilar®?

Las rutinas son difíciles. Incorporar un hábito nuevo – como la aplicación de un tratamiento diario – puede ser un reto para cualquiera de nosotros. Aplicar la medicación también puede llegar a ser tan automático que puede ser difícil estar seguro de si hoy realmente lo has hecho. Pero hay un montón de cosas que puedes hacer para asegurarte de que no olvidas aplicártelo.

¿Qué debo hacer?

La clave para acordarte de tu tratamiento es hacer que forme parte de tu rutina diaria. Puedes hacer esto combinándolo con una tarea diaria, como vestirte o cepillarte los dientes. Hacer seguimiento de tus síntomas y establecer recordatorios es otra gran manera de ayudarte a recordarlo

MÁS INFORMACIÓN

Los mejores trucos para adherirte al tratamiento

Uno de los mayores retos para cualquier persona que comienza con un nuevo medicamento es recordar tomarlo – sobre todo al principio. Y si el periodo de tratamiento dura más de unos pocos días, el reto puede ser más duro. Para que la espuma sea lo más efectiva posible, debe aplicarse durante toda la duración del tratamiento prescrito por tu médico – normalmente 4 semanas. A continuación te presentamos algunos consejos para mejorar tu adherencia al tratamiento – y darle la oportunidad de blanquear tu piel.

1. Combina el tratamiento con una tarea diaria

Liga la aplicación de la espuma a una actividad que realizas todos los días, tal como ver las noticias o cepillarte los dientes antes de ir a la cama. Esto funciona mucho mejor que aplicar el medicamento en un rato que tengas libre o entre otras actividades diarias que puedan ir variando.

2. Mantenlo a la vista

Ojos que no ven… Si mantienes la espuma donde puedas verla todos los días será como un recordatorio para aplicártela. Si lo has ligado a un cierto hábito, puedes guardar tu tratamiento en el mismo lugar en el que realizas esta actividad – por ejemplo, junto al cepillo de dientes o sobre la mesilla del salón.

3. Crea un ritual de auto-cuidado

Saca tiempo por la mañana o por la noche para aplicarte el medicamento mientras realizas alguna actividad cotidiana. Por ejemplo, leer el periódico, meditar o realizar estiramientos. La espuma puede necesitar unos momentos para su total absorción, por lo que lo mejor es combinarla con una actividad de bajo impacto, una actividad relajante.

4. Pon la alarma

Ajustar tu alarma diaria puede ser útil, especialmente si andas justo de tiempo y tienes una agenda apretada.

5. Cuenta con la ayuda de un ser querido

También puede ayudar el tener cerca a una persona que no te va a juzgar, alguien positivo que entienda tu situación y te dé apoyo durante el tratamiento. Esta persona puede ayudarte a recordarte la aplicación de tu medicamento, y a motivarte antes y después del tratamiento. También te puede ayudar a aplicar la espuma en zonas de difícil acceso.

¿Te preocupa que no esté funcionando?

El período de tratamiento normal es de 4 semanas, a menos que tu médico te haya indicado otra pauta. Puedes comenzar a ver resultados ya en la primera semana, pero es importante que no los valores demasiado pronto. Todos los tratamientos para la psoriasis necesitan tiempo para funcionar correctamente. Si empiezas a preguntarte si está funcionando, también podrías perder motivación en la aplicación de tu tratamiento.

¿Qué debo hacer?

La primera pregunta que debes hacerte es: ¿He estado aplicándome el tratamiento todos los días durante el período completo? Si te ha resultado difícil mantener la pauta de tratamiento, podría ser la razón por la cual no estás viendo resultados. Si fuese el caso, por favor revisa nuestros mejores trucos para cumplir con tu tratamiento. Por otro lado, si te has aplicado el medicamento todos los días durante el tiempo completo que tu médico te prescribió, generalmente 4 semanas, y no estás satisfecho con los resultados, por favor habla con tu médico. Los tratamientos funcionan de forma diferente en distintas personas, y con la ayuda de tu médico puedes encontrar soluciones específicas para ti.

¿Te parece demasiado pringosa?

Es posible que tengas razón. La mayor parte de los tratamientos tópicos son oclusivos, están formulados para generar una capa protectora sobre la piel dañada, pero por una razón: Las placas psoriásicas son muy secas y gruesas, y esto puede hacer que la piel se agriete fácilmente. La formulación a base de aceites ayuda a atrapar humedad en la piel. El alcohol y las soluciones basadas en agua pueden secar e irritar la piel aún más. La desventaja de esta untuosidad es que puede retrasar la absorción por la piel. También puede manchar la ropa delicada.

¿Qué debo hacer?

La espuma es un nuevo tipo de formulación que está diseñada para ser fácil de aplicar y masajear sobre las placas de psoriasis. Es posible que notes un frescor inmediato y una sensación calmante. Sin embargo, sigue siendo un tratamiento rico en aceites que ayudará a hidratar tu piel. Si la untuosidad del tratamiento te supone una barrera, echa un vistazo a nuestros consejos para superar los inconvenientes de los tratamientos tópicos.

SUPERAR LA PEREZA

¿Cómo superar el factor pereza?

Al igual que otros tratamientos tópicos, la espuma debe aplicarse en todas las placas de psoriasis del cuerpo. Dependiendo de cuánta superficie tengas afectada, esto puede llevar algún tiempo. Esto puede hacer que la aplicación parezca un poco complicada. Sin embargo, para ver resultados, es importante que sigas con el tratamiento durante las 4 semanas a menos que tu médico te indique lo contrario.

Busca el tiempo para tu tratamiento

Si tienes una vida muy ocupada, puede ser fácil saltarte tu tratamiento diario. No te dejes intimidar por la idea de que necesitas aplicarte el tratamiento de la psoriasis todos los días. Mejor piensa en ello como una meta diaria que te acerca al resultado que buscas.
Según la superficie a tratar, la espuma puede no absorberse inmediatamente, por lo que es importante asegurarse de que tienes tiempo antes de tener que vestirte. Una buena solución puede ser la de organizar tu rutina diaria para que puedas aplicarte el tratamiento justo antes de irte a la cama.

Distráete con algo que te guste

No tengas prisa con tu tiempo de tratamiento; por qué no combinarlo con algo que disfrutes, como escuchar música o un podcast, ver la televisión o llamar a un amigo?

Lidiar con tratamientos tópicos

Todos los tratamientos tópicos para la psoriasis pueden resultar un poco pringosos. Están formulados así para maximizar la hidratación de la piel y evitar la sequedad y la tirantez. Si tienes muchas placas que tratar, un truco es apoyarte sobre una toalla o manta vieja para poder ir más deprisa y no preocuparte por manchar o tener que limpiarlo todo después.

No tengas miedo a pedir ayuda

Si tiene placas en zonas de difícil acceso, tal vez puedes pedirle a alguien que te ayude a aplicar el medicamento.