Si bien estos tumores no son tan frecuentes como los carcinomas basocelular y epidermoide, debemos considerar el Poroma ecrino, el Porocarcinoma, el Carcinoma sebáceo, el Carcinoma procrino, el Dermatofibrosarcoma protuberans y el Tumor de Merkel.